Aceptar no es resignarse.

Resignarse es una actitud conformista y pasiva que alimenta el resentimiento y la desesperanza. La aceptación es dejar de pelearnos con la realidad para sacar el mejor provecho de la situación incluso cuando no estemos de acuerdo, ni aprobemos los sucedido. Es la capacidad de aprender de la experiencia, la relación y tus circunstancias. Es crecer para evolucionar a un nuevo nivel de conciencia e implica un trabajo personal, de voluntad por elección. Lo más fácil es resignarse pues es un acto pasivo que no representa ningún esfuerzo mientras que la aceptación implica voluntad para desarrollar la resiliencia, aprender, crecer y sacar el mejor provecho de la realidad.

Foto: Jorge A. Calderón

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s